Skip to content
febrero 22, 2012 / memopozos

We Need To Talk About Kevin (Crítica)

En pocas palabras esta película es una especie de El Ángel Malvado, en donde mi pobre angelito era malo, muy malo, sólo que en esta ocasión el villanito en cuestión es de verdad un caso psicológico bastante interesante, y que también, aquí la mami del muchachito en un caso que no se escapa de la lupa analítica que todos llevamos dentro, y con la que muchas madres a lo mejor podrían sentirse identificadas ¿Puede un hijo arruinarnos la vida?

Esta historia, basada en la novela homónima y escrita por Lionel Shriver, nos cuenta la historia de Eva y su hijo Kevin, y una extraña relación madre e hijo. Una mujer que definitivamente tenía miles de planes menos el de ser madre, que por azares del destino o por azares de ella, queda embarazada de nuestro buen Kevin, un adorable y andrógino psicópata en potencia, quien como en una especie de venganza a hacía su dadora forzosa de vida decide entrar en una guerra campal, hijo contra madre, y que hará de todo para arruinarle la vida… y lo cierto es que lo logra y verán ustedes a qué nivel.

Pulgar Arriba

Muchísimos factores hacen de esta producción algo más que una película buena, e incluso, más que buena logra ser bastante interesante, atrapa y nos pone a pensar, es una historia que pone las piezas de un rompecabezas sobre nuestra cabeza y cada quien con su forma de pensar, con sus propias conjeturas crea su propia versión de los hechos, sus propios porqués de lo sucedido, al grado tal vez de justificar al malo y villanizar al bueno ¿Pero quién es el bueno y quién es malo? A simple decisión podríamos luego, luego, saber quién es malo, pero en seguida una serie de probables momentos nos indican quién es de verdad el malo de la historia.

Tilda Swinton el gran pilar de esta película, pero un pilar romano, una gran actuación, que sin saber por qué la Academia dejó sin nominación al Oscar a esta gran actriz. Es estresante verla estresada, produce enojo verla enojada, y nos sentimos asustados cuando ella en la película está asustada, en incluso nos sentimos extasiados cuando en momentos de la cinta ella parece completamente extasiada. Tilda, de verdad qué gran actriz, qué verdadera gran interpretación de una mujer frustrada, de una mujer afectada, de alguien insatisfecho, de alguien que sospecha que las cosas ya no volverán a estar bien jamás. Y luego tenemos a Kevin, un jovencito problema que es interpretado por varios actorcitos, un par de niños que realmente no se de dónde los sacaron pero que son tenebrosos, perturbadores, un parecito de niños de terror, y finalmente un Kevin interpretado por un actor que me imagino será la revelación de esta producción. Ezra Miller es un joven actor que cumple con su papel de loquito, pero que en momentos, a decir verdad, a mi me parece forzado y un poco increíble, pero no increíble de sorpresa sino increíble de que algunas veces no terminas por creerle. Tenemos también a John C. Reilly quien está presente por su ausencia, y en serio, su actuación de padre ausente, de un padre que ignora lo que sucede y que parece no querer ver lo que salta a simple vista es muy buena, y es que es de esos personajes tan bien hechos, que si llega el momento de verlo muerto dices… ahh! Qué bueno, por menso, y eso solo sucede cuando un tonto es interpretado de esa forma.

La fotografía de esta película es particularmente llamativa, las imágenes son bellamente plasmadas, un excesivo pero necesario uso del rojo y amarillo nos hacen saber que esa familia y que esas personas dentro de la historia están envueltos siempre en un ambiente de odio, rencor, pasión, violencia, instinto y Inteligencia, poder, lujo e incluso hasta fiesta por parte del amarillo…  Todo es tan estéticamente retratado que lo feo logra verse bonito y sin darnos cuenta disfraza toda la maldad y hostilidad que llevan dentro de sí los dos personajes principales de la historia.

Otro aspecto ‘curioso’ si me permiten llamarlo así, es la música. Por un lado está la música incidental que pesa, que perturba y acompaña muy bien las escenas más crudas y sinceras de la película, pero por otro lado hay una extraña selección de canciones, en momentos chuscas, que contrastan con diversas escenas, es como si por instantes la música, las canciones elegidas, fueran un tanto burlescas y sarcásticas de lo que estamos viendo.

Pulgar Abajo

Siento, sinceramente, que la crítica ha exagerado un poco con esta película, es buena, es bien hecha y muy pero muy interesante, pero de repente las alabanzas han sido desbordantes, cuando hay uno que otro detalle que no se tomó en cuenta. Por ejemplo, como les decía, la actuación Ezra es aceptable en momentos, pero no es histriónicamente un maestro, porque podemos deducir que el muchachillo tiene una personalidad muy parecida a Kevin, véanlo en alguna entrevista por YouTube, y verán que no hizo un gran esfuerzo para darle vida al muchacho de la película. La película por momentos es confusa y enredosa, sobre todo en los primeros treinta minutos, no sabes qué está pasando, si estamos en el presente o en el futuro. Siempre he pensado que cuando se quiera utilizar la técnica de diversas líneas temporales en una historia para el cine se tiene que llevar un especial cuidado, porque si no se maneja de adecuada forma se corre el riesgo de que te hartes y creas que el resto de película pudiera ser así.

Qué Tan Buena Es?

Mucho. Y a reserva de lo que anteriormente les escribo, lo demás es perfecto. Esta película merece mis respetos por la forma en qué nos hace cuestionarnos, la manera en que nos hace pensar y reflexionar. Es de esas películas que se acaba en la pantalla pero que continúa en nuestra cabecita buscando respuestas a lo que vimos. Como lo decía al inicio, es una historia que interesa, crea un interés no sólo a la película, sino a lo que vemos que sucede dentro de la historia, eso que vimos ahí lo traemos a nuestro mundo.

Películas como esta no sólo merecen una crítica sino un extenso análisis de todos los elementos regados, de forma intencional, que el director hace. Ese es el verdadero mérito de la película que nos obliga a pensar de ninguna forma en especial, pero sí nos obliga a pensar. Tenemos que hablar de Kevin, es un tenemos que hablar de las familias modernas, de la maternidad de estos tiempos, de la juventud de estos tiempos, el escritor y director, nos dicen eso, tenemos que hablar de nuestros hijos, definitivamente tenemos que hablar de muchas cosas… y que como el padre de Kevin, hacemos como que no vemos… violencia y odio ya no en la calle, violencia y odio dentro de nuestros hogares, peleas y hostilidad ya no entre hermanos sino entra padres e hijos.

Pues a pensar mi gente, véan la película y si les gusta o no será lo de menos, lo que importa de todo esto es a la conclusión que cada quién llegué… ¿Quién es el malo? ¿Quién es la víctima? ¿Quiénes son los culpables? Y la pregunta más irónica y bonita de esta película… ¿Es en verdad la maternidad un regalo de Dios para todas las mujeres?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: