Skip to content
febrero 22, 2012 / memopozos

MoneyBall… Típica pero Excelente

Debo confesar que tenía mucha flojera de ver  MoneyBall (El Juego de la Fortuna), le saqué la vuelta varías veces, tenía tal vez el temor de que fuera una típica película americana de éxito, de triunfo, de perseverancia, de un personaje especial americano que se propone algo únicamente para lograrlo y que a pesar de todo lo que pareciera estar en su contra, nada de eso importaría, pues es un ‘americano’ ganador. Y pues sí, tenía razón, es una película típica de todo lo que les vengo contando, sin embargo, una película por más típica que pudiera ser es siempre una gran historia si nos las cuentan de la mejor forma ¿Cómo? Pues con un buen guion, con buenas actuaciones, con buena música de fondo y con el equilibrio necesario de emociones y de clichés, porque la película es eso: Una buena colección de clichés pero bien elaborada. Y aunque el trasfondo sea muy clásico, a la Rocky Balboa en donde se pierde una, dos y tres veces, la lucha y la perseverancia le hacen ganar a final de cuentas, esta historia es novedosa, es un buen tema, es un tema que no se conoce (me refiero a la vida del personaje en cuestión), es un nuevo planteamiento acerca de cómo se pudiera ver el deporte, nuevo para los que no lo conocemos. MoneyBall es en esencia una película para gringos y para amantes del beisbol, sin embargo, eso no impide que nosotros, los que nos consideramos amantes del cine pudiéramos pasar dos horas muy agradables recociendo que la película es del grupo merecedora de Oscares, y que sí, definitivamente, Brad Pitt con todo y su notable ausencia de juventud es un verdadero monstruo de la actuación y es, en mi nada humilde opinión, quien lleva en hombros la cinta de principio a fin, es bien curioso el magnetismo de Brad Pitt para empatizar con el público, para ‘convencernos’ de lo que nos está intentando contar.

Qué Nos Cuentan

Brad da vida a Billy Beane un ex jugador de baseball que tras una pésima racha de juegos perdidos decide ponerse en manos de un joven economista de apenas 25 años quien desarrolla un tipo de patrón matemático, en el que según él se muestra una especie de predicciones y estadísticas que garantizan el mejor de los resultados para un equipo de jugadores. Billy Beane cuenta con muy poco presupuesto, poquísimo en comparación con otros grandes equipos del Béisbol, sin embargo, Peter Brand el economista del que les hablaba le muestra una lista, basada desde luego en estadísticas, de jugadores que según él están por mucho subestimados y que por ello mismo el costo a pagar por ellos no sería muy alto. Ah… pues la perseverancia, la fe y el optimismo de Billy hace que diga… ¡Va! Me la juego… y aun contra todo tipo de predicciones negativas, aun en contra de equipo ‘consejero’, en contra de la prensa e incluso en contra de a propia realidad,  se comienza a armar un equipo basado en estadísticas de juego, un equipo de béisbol creado por la ciencia de las matemáticas. Los primeros resultados comienzan a ser devastadores, muy poco alentadores… sin embargo… Ya no les cuento más, no les diré lo que ustedes ya saben que tiene que pasar en una película de Hollywood. ¿No van a poner a Brad Pitt a interpretar a un perdedor verdad?

Pulgar Arriba

La película tiene a su favor, como ya lo dije, la forma en que nos es contada, mantiene un ritmo por momentos lento pero bastante adecuado, con momentos que salvan la línea un tanto aburrida que la película mantiene. Tiene sus grandes momentos, muy buenas puntadas y muy buenos textos. La mancuerna que Brad y Jonah Hill hacen es bastante creíble, es un dupla con muy buena química en pantalla, ambos tienen una muy buena conexión que se refleja en el explendido time de ambos. Y ya que hablamos de estas dos personas, alabemos sus trabajos actorales.

No es una película con muchos actores, digamos que son tres personas de la actuación los que se llevan historia, Brad Pitt, Jonah Hill y Philiop Saylor. Brad Pitt merece su nominación, de verdad se la merece, el señor sigue en mi lista de acores favoritos. El gordito, Jonah, es el contrapeso, paradójicamente, del personaje de Pitt que es un poco denso y pesado, que se equilibra perfecto con la ligereza, de nuevo paradójicamente, del economista que es agradable, es cómico, es la inteligencia joven al lado de la inteligencia madura que representa Brad. Al señor Philip, que sabemos es un gran actor, no le vi brillar mucho, ni si quiera le vi hablar mucho, pero pues llena la pantalla. Estos son los tres grandes actores, acompañados de otro grupo de histriónicos que dan vida a una serie de jugadores que están, no al nivel de Brad o Philip, pero si al nivel que una película de este tamaño merece.

Pero lo que más me pudo gustar de esta historia es que aunque es típica casi en su totalidad, no lo es en su final… justo cuando podríamos decir: “Oh! Ya sé en qué va a terminar esto”, “Ah! Obvio vamos a ganar”… Zaz! La película nos dice que no… nos entrega otro final, distinto al que esperábamos e incluso distinto al final que hayamos querido, pero es ese final inesperado lo que hace grande al mensaje que la historia nos viene a dar… Se pierde, se gana, se pierde, y se vuelve a ganar.

Pulgares Abajo

La película podría ser perfecta, pero quién lo es en estos tiempos. La duración del trabajo de . me parece un poco exagerada, poco más dos horas, con momentos que a lo mejor no eran necesarios, y es que tiene unos momentitos ‘relleno’ que si bien son interesantes también es cierto que en nada nos haya afectado el hecho de no verlos. Pudiera ser que algunas veces a quienes no conocemos la jerga del deporte en cuestión e incluso el sentimentalismo que a los gringos les provoca su jueguito haga que no entendamos algunas veces ciertos temas… “Average” por ejemplo, es una palabrita que se dice una y otra vez, y que me van a perdonar ustedes la ignorancia pero jamás supe dar con su significado contextualmente hablando.

Moneyball, Jonah Hill, Peter Brand

8/10

Moneyball es muy buena, vale la pena la verla. Es drama, no es comedia ni acción, así que tenemos que saber que hay que poner atención continúa y que eso nos podría aburrir un poco. Si aguantaste y además te gustó Social Network pues probablemente esta te vaya a atrapar también, porque tiene la cerezita de estar basada en la vida real de un soñador.

En la vida hay que jugar, lo mejor que podamos hacerlo, con todo el entusiasmo, la vida es un juego que hay jugar con Fe pero sin tomársela tan en serio, hay que tenerle pasión a nuestro juego, a nuestros ideales, hay que creer en nosotros. Y lo que es mejor, podemos a veces ganar y podemos a veces perder, pero no podemos dejar de jugar a vivir. Eso es más o menos lo que Bennett Miller, Brad Pitt y su película nos quieren contar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: