Skip to content
septiembre 7, 2011 / memopozos

¿Has Escuchado “Así Soy Y No Pienso Cambiar”?

        A largo de toda mi vida y de mi escaso contacto con otros seres humanos, que por fortuna ha sido verdaderamente muy escaso, he tenido la oportunidad de encontrarme con los especímenes adecuados para conocer un poco de cada uno de los rasgos más prominentes y comunes de mis homólogos humanos: Envidia, Presunción, Ignorancia, prepotencia, egoísmo, lujuria, amor, soberbia, corrupción, miedo, valor, esperanza, interés, odio, vanidad y demás hermosos factores que conforman a los hombres y mujeres de este mundo. Pero fue alguien a quien conocí hace algunos meses quien me hizo reflexionar acerca de un tema muy recurrente tanto en él como en mí y  en muchos de los que me leen (inocente y soñadora idea mía de que son muchos los que me leen), esa personita, de bonitos ojos por cierto, me hizo ver el miedo que las personas tenemos algunas veces de ser mejores seres humanos, el miedo que nos da tomar la oportunidad que día a día se nos ofrece para ser una nueva persona. El miedo a ser felices.

Para no poner el nombre de esa persona, le daremos por acá el adjetivo de “Bob”. A Bob le conocí, podría decirse, de manera bastante casual, tan casual que ahora que lo pienso me pregunto ¿De verdad así comenzó todo? Bob, al principio me pareció un ser encantador, con un humor maravilloso, y es que él mismo se describe siempre así mismo como una persona bastante sarcástica e irreverente, y de verdad lo es, de verdad es irreverente, de verdad hace reír y muchísimo, poco a poco mi relación con la persona en cuestión se fue haciendo cada día más estrecha, más cercana, aunque se cuidaba muchísimo de no dejar ver ese lado tierno y humano que todos llevamos dentro, pude verlo desde el primer día en sus ojos, era una excelente persona, es una excelente persona, con una inteligencia admirable, inteligencia que si esta bella persona quisiese aprovechar sería maravilloso. Pero bueno, no estamos aquí para hablar de él, no, no, porque si hay algo que realmente me purga de la gente es que hable de otra persona como si en verdad le conociera de fondo, quién en realidad nos conoce tal y como somos, y a quién realmente conocemos tal y como es. El meollo de este asunto es lo que me hizo reflexionar el niño Bob.

Al paso de los días, fuí descubriendo ciertos aspectos en Bob que desde mi punto de vista no eran del todo sanos, cosas que yo no le haría a mi cuerpo por respeto a él —por respeto a mi cuerpo—… De esas cosas que ves un día y piensas “está bien, no es mi problema”…. luego vuelves a ver lo mismo y piensas…. “No es mi problema, pero definitivamente no está bien”… Pasa el tiempo y la misma idea ronda como mosquita por tu cabeza una y otra vez…

Es bien difícil aceptar a una persona al cien por ciento tal y como es, por eso me imagino que el amor está tan sobrevaluado, porque amar como se dice amar no es nada fácil. Poco a poco me fui dando cuenta de que no era yo la única persona que consideraba que Bob se estaba excediendo en algunas cosas, cosas que a la larga terminan maltratando el cuerpo, vicios divertidos pero bastante costosos… Y fue el mismo Bob quien me dijo que la gente siempre le dice que ya la baje a los excesos esos de los que él siempre presume como chiquillo de cuatro años que presume sus travesuras… hasta aquel momento decidí sonreír como diciendo “Pues eso mismo pienso yo, pero ese es tu problema”.

Pero quién soy yo para ser tan tolerante, un día, en un acto de egoísmo por mi parte, decidí expresarle que por ser una persona que, en aquel momento, me interesaba bastante, le daría mi opinión, que no era otra que la misma que ya todos los que le quieren y le cuidan le habían dicho, se estaba excediendo… no debí hacerlo y Bob me lo hizo saber… “Pues así soy, y no pienso cambiar…. si me quieren así, qué bueno, si no, pues qué puedo yo hacer”… Días después, con toda la humildad que no me caracteriza ofrecí disculpas, le hice saber que si intervine con mi opinión no había sido con la intención de lastimarle, si no únicamente con la idea de darle un consejo, le dí la razón en que sus vicios eran costeados por sí mismo y no por mí, que las consecuencias de sus actos eran soportados por él y no por mí.

Y como seres humanos hipócritas y resentidos que somos, ambos pensamos que hasta ahí las cosas habían quedado de maravilla… Falso… por dos cosas, yo nunca estaría de acuerdo en tener una amistad con alguien que como condición pone que seas testigo de cómo se autodestruye sin tú poder decir nada, y la otra: porque en aquel momento el “Así soy yo, y no voy a cambiar” se me quedó en la reflexiva cabecita que Dios me regaló….

¿Por Qué?

Por qué la gente se amarra a sus hábitos con ese ahínco , por qué la gente se casa con la ídea de que es de cierto modo y que dicho modo es inamovible, de que si nacimos sordos, sordos debemos morir, que si nacimos ciegos, nunca hemos de abrir los ojos, por qué la gente dice cosas como el título de esta entrada,  ¿Es que de verdad la gente no cambia porque no puede? ¿Porque no quiere? ¿o porque hay algo que le impide hacerlo?… Y es que no me van a dejar mentir, pero estamos rodeados de ejemplos claros de esta situación… familias enteras malhumoradas, familias enteras con sobrepeso que comen y presumen su hazaña, alcohólicos que beben y presumen su hazaña, mujeres crueles y malavadas que se presumen orgullosas así mismas como tal, gente que presume con la barbilla muy en alto lo orgullosa que es…

—Soy mendigo, y la gente sabe que soy así, tal vez no está bien ser tan malo, pero pues así soy, qué le hago —llegué a escuchar alguna vez por parte de mi querido y respetado Bob, de nuevo sonreí y guardé silencio, y lentamente se formó una bolita de temor dentro de mi vientre cuando escuché aquellas palabras, cómo puedes presentarte a alguien como una mala persona y pretender que te quieran…

Sin embargo, comprendí que si alguien quiere ser así… debemos, debo respetar su decisión, tolerar su vida y modo de vivirla, pues gran parte del verdadero amor, creo yo, consiste en ello, tal vez en algunas nos será dificil ver cosas que no queramos ver en otra persona, pero esa persona decide por sí misma y hace uso de su libertad, y en medida de que nosotros no nos veamos directamente como personas afectadas o lastimadas, debemos respetar su derecho, ya lo dijo mi Benito Juaréz, ¿Qué no? !Pero es que le quiero, y me preocupa! Sí, lo entiendo, y tal vez alguna vez nos acerquemos y demos un consejo, ofrecer nuestra mano es nuestra tarea, nuestra muestra de amor…

¿Pero… Y Tú?

Pero, cuando me di cuenta del “Yo Soy Así” tan arraigado que algunas de las personas que más quiero, me asusté, y ya no sólo por ellos si no por mí, pues naturalmente, siendo humano, definitivamente debía estar metiendo el pie en mismo pozo ¿No? ¿A dónde voy con esto? A que  cuando otra persona nos pide que respetemos su aparente incambiable manera de ser, pues nos duela y tal vez no nos guste, debemos aceptar… ¿Pero debemos aceptar nuestros “así soy”?

!No! No tenemos porque ser de ningún modo que nos haga daño, no tenemos porque comportarnos de ningún modo que aleje a las personas que queremos de nosotros, no tenemos porque ser viciosos, no tenemos porque ser escuáliados delgaduchos, no tenemos porque ser nada que no queramos ser, y lo que es mejor, podemos ser todo aquello que sí decidamos ser, fue sólo así, mis queridos lectores cuando encontré el porque de la frase “Así Soy Yo”, sólo cuando la coloqué en mi manera de ser, cuando descubrí porqué realmente llegamos a la barbaridad de decir esta frase… “Miedo”, Tenemos miedo de dejar de ser lo que la gente siempre ha creído que somos, tenemos miedo de dejar de ser lo que nosotros mismos siempre habíamos pensado que eramos… Si papá es grosero, si mamá es grosera, si mi hermano es grosero, ¿Cómo fallar a la tradición familiar? “Si mis tíos beben, si mis primos beben, si mis amigos beben” ¿Cómo fallar a la tradición social? “Si nací pobre, crecí pobre, vivi pobre” ¿Cómo fallarle a la tradición de la vida? Hay miles de ejemplos… decidimos ser un clichlé de nostros mismos, decidimos SER de un modo…. Y en el peor de los casos es la gente quien decide el modo en que nos comportamos.

Ahora ya sé que cuando alguien diga que es así y no piensa cambiar, es porque en el fondo tiene miedo, miedo de muchas cosas, de no poder cambiar, de no poder dejar de ser lo que siempre se ha sido, miedo de que mucha gente ahora ya no le quiera. Hay que darnos la oportunidad de ser nuevas personas cada día, no ser quien no somos, ser una mejor persona siempre, cada día… ¿Qué nadie es perfecto? evidentemente nadie lo es, pero saben algo, no se trata de ser mejores para ser perfectos, se trata de ser mejor para ser feliz, y ser felices es una decisión, decisión que podemos tomar cada día al levantarnos ¿Se imaginan que las nubes siempre tuvieran las mismas formas?

Yo, soy tímido, y siempre he sido así ¿Tengo que seguir siéndolo toda la vida? “Esa es mi personalidad y punto”, es lo que digo cuando alguien me invita a ser un poco más social, “no necesito conocer gente, siempre he estado solo” ¿De verdad quiero eso para mí? Cuando cerramos los ojos y nos escuchamos en la noche antes de dormir, se nos vienen algunas veces las mentiras que decidimos decir a los demás durante el día, pero lo que es mejor, se nos vienen a la cabeza las mentiras que nos decimos decir a nosotros mismos… “eso” que nos habla en la noche es lo que nos dice con lo que verdaderamente no estamos cómodos… y “eso” es lo que me dice que es falso que ser tímido me gusta… que es falso que no necesito de la gente… pero tengo miedo a intentar ser menos tímido… por lo que es más fácil decir que ASÍ SOY YO…

No tengamos miedo a ser mejores, no tengamos miedo a ser lo que realmente somos, ¿Podemos lograrlo? La verdad no soy César Lozano para decirles que sí lo lograrán, pero de lo que sí estoy 190% es que sí podemos intentarlo, no sólo mañana al levantarnos, no sólo en la oficina, no sólo cada día, podemos intentarlo a cada momento, la cábala me enseñó que cuando decidimos andar por un camino, no importa cuantas veces nos desviemos, podemos volver las veces que queramos siempre que queramos intentarlo. ¿Así eres y no vas cambiar? Perfecto, pero que sea una decisión basada en tu felicidad y no en el miedo… ¿eres alcohólico y eso te hace feliz? perfecto, sigue así, ¿eres egoísta y eso te hace feliz? adelante, sigue así ¿pero cuando no nos hace ser felices ser así? Por qué tendríamos que ser de alguna forma que nos aleje de sentirnos bien… A Bob, le quiero y le voy a querer siempre, sea como sea que es, pero me parecen tristes algunas cosas que me gustaría cambiarle, ¿pero eso es amor? No, eso es egoísmo… pero sí puedo cambiar de mí las cosas que no me gustan… Y qué crees, si te esfuerzas, si le hechas ganas, si sacas blanquillos de donde sea, tú puedes ser lo que quieres ser… amoroso, trabajador, tolerante, sano, hacer ejercicio, tener un cuerpo hermoso, tener un alma hermosa, tener una vida que valga la pena estar viviendo.

Entonces qué… ¿Así eres y no vas a cambiar?

Anuncios

9 comentarios

Dejar un comentario
  1. Jack / Sep 8 2011 10:19 am

    Malditos miedos, miedo a ser felices, miedo a mejorar, miedo a enfrentar la verdad, miedo a salir lastimado, miedo a fracasar, miedo al éxito, miedo a perdonarse a uno mismo, miedo a hacer daño, miedo a tener lo que quiero, miedo a ser amoroso, miedo a ser querido, miedo a la soledad, miedo a ……..

    Entiendo de qué hablas, como me gustaría cambiarles cosas a algunas personas que quiero. Sin embargo cada quien elige su veneno, y claro es muy triste.

    • memopozos / Sep 9 2011 12:11 am

      Sí, la verdad es que entendí que no podemos y debemos tratar de cambiar a la gente… pero también entendí que nosotros podemos ser mejores cada día… oye, por cierto, es padre verte por mis escritos de manera frecuente, es como si platicaramos seguido, jajaja, gracias como siempre y un abrazo.

  2. paulopezn / Oct 5 2011 5:46 pm

    Aveces se nos va la vida tratando de cambiar aquello que no nos gusta de los demas, aquello que creemos deben “mejorar” y es verdad talves son miedos, miedo a hasta uno mismo, complejo eeh?????

    • memopozos / Oct 5 2011 8:47 pm

      Aprecio mucho el tiempo que tomaste para leer la entrada, pero sí, tienes toda la razón, todo esto es muy complejo…. 🙂 Saludos.

  3. lisette / Jul 21 2012 11:20 pm

    pzz si mi edmano m dijo una vez q kuando se kiere a alguien lo aceptas komo es y q kuandoel t pida un konsejo en tonces se lo daras y ayudaras si no a onq t duela lo tendras q aceptar peo0 tenia muxa razon y usd tambn !!

    • memopozos / Jul 25 2012 12:25 am

      Chica…. Gracias por leer, de verdad lo aprecio.

  4. zaraza / Oct 3 2013 12:32 pm

    Che buenisima reflexion. Segui publicando cosas como esta. Saludos.

Trackbacks

  1. Dios Nunca Cierra La Puerta « Memo Pozos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: