Skip to content
noviembre 15, 2012 / memopozos

Nadie Va a Cambiar Por ti….

La gente no cambia, créeme, la gente sólo pretende, intenta adaptarse, finge y a veces trata de engañarse a sí misma con el afán de demostrarte que las cosas van a cambiar e incluso tratan de hacerse creer así mismos que en realidad han cambiado, sólo hasta que obtienen lo que quieren de ti, tu perdón, tu permiso, tu confianza,… pero hay un instinto, dentro, muy adentro de nosotros que aguarda callado y sigiloso esperando el momento para tomar su lugar… La gente, mi hermano, no cambia.

 

Anuncios
mayo 2, 2012 / memopozos

Miedo Y Religión

Miedo y religión. Religión y miedo. Los dos están entrelazados históricamente. Son los catalizadores de la mayor parte de las atrocidades que ha cometido el ser humano. El miedo al mal alimenta la religión, la religión alimenta el odio, el odio alimenta al mal, y el mal alimenta el miedo entre las masas. En un ciclo diabólico y hemos jugado la partida con las cartas del Diablo.

Julius Gabriel


abril 18, 2012 / memopozos

¿De Verdad, No Tienes Nada Que Agradecer?

Es bien difícil pero sobre todo muy peligroso convivir con esa gente que vive quejándose, difícil y contagioso, luego cuando ves que esa persona se queja siempre de lo que no tiene, en lugar de darnos cuenta de lo que sí tenemos, comenzamos, al igual que esas gentes a poco a poquito a darnos cuenta de que hay cosas que también nos hacen falta y en menos de lo que imaginamos ya tendremos la lista de 3,000 cosas que si tuvieramos nos harían más felices y sentir más cómodos, luego, al estar cerca de esas personas empezamos a sentir, sin darnos cuenta, que nosotros merecemos más, de estar más arriba, de ser mejores personas a nivel social, tal vez no mejores humanos, pero sí mejores personas con un nombre más reconocido, dejamos de vernos a nosotros mismos y veremos a las personas que están cerca de nosotros para ver qué es lo que ellos sí tienen y nosotros no. Quiero más amigos, quiero más diversión, quiero más dinero, quiero un mejor carro, quiero mejor ropa, quiero mejor alcohol, necesito más descanso , no quiero esta vida porque merezco otra mejor, quiero más amor de mi familia, quiero, quiero, quiero. No tengo, me falta, quisiera, necesito, ayúdame a conseguir, quiero, quiero y más quiero, y no sabremos en qué momento comenzamos a ser tan infelices, no sabremos nunca porqué nada de lo que sí tenemos nunca es suficiente comparado con lo que no tenemos, olvidamos agradecer lo que hay y reclamamos lo que no hay, creemos que somos pobres, muy pobres y que deberíamos de ser más pero mucho más ricos, creemos que somos desafortunados y que podríamos ser más afortunados… Para ese tiempo mis queridos seres humanos la palabra “GRACIAS” se habrá ido de nuestro vocabulario y lo que es peor, se habrá ido de nuestro interior. El maravilloso arte de agradecer se habrá esfumado y nada de lo que nos llegué o de lo que la gente haga por nosotros será nunca suficiente, porque tú siempre merecerás más.

Hoy quiero hacerte una invitación, quiero que lo intentes, hoy, agradece, agradece todo, di gracias, con tu boca, con tu voz, di gracias con tus actos, agradece todo, di gracias al cielo, a la tierra, al agua, al viento, tienes tanto de que agradecer, de verdad, creelo, agradece siempre, que vives, que respiras, agradece el oxigeno que te rodea, agradece. Agradece tus virtudes pues te hacen especial, agradece tus defectos ellos te hacen aun más especial, agradece que estás sano, muchos no lo están, y si estás enfermo, agradece que lo estás, algún día sanarás y sabrás lo que es estar enfermo, sabrás lo que es no estar sano. Agradece que eres rico, el mundo está lleno de pobreza, agradece si eres pobre pues tu espíritu será fuerte, tu espíritu será un luchador, agradece tus carencias y lucha por superarlas. Agradece que hay gente que te rodea y agradece por las que ya no están, si se fueron de tu lado es porque ya no las necesitabas, vinieron a ayudarte, lo lograron y se fueron, buenas o malas personas, todos vienen a ayudarte, piénsalo. A quien te trata bien y a quien te trató mal. Agradece a tus amigos por ser parte de tu vida, no sabes lo bello que es tener un amigo, tener muchos es un verdadero tesoro. Agradece a tus enemigos, te enseñan lo que no queremos de la vida. Agradece el amor de tus padres, si los tienes, si no los tienes… agradece. Agradece lo que tienes y lucha por lo que no tienes y deseas bien dentro de ti, agradece tus carencias, venimos a superarlas, agradece que eres feliz, pues hay gente que no lo es, agradece que no eres feliz pues algún día de verdad lo serás y sabrás lo triste que es no serlo. Agradece que puedas reír, tu alma crece cuando lo hace, algradece que puedes llorar tu alma se libera cuando lo hace, di gracias, di gracias por todo, por poder beber, por poder comer, por poder caminar, por poder ver, por poder escuchar, por poder moverte, por poder bailar, por poder cantar, por esa carcajada de hoy, por ese llanto que pensaste jamás terminaría, porque estás aquí, porque estás ahora, agradece que estás vivo, tal vez la vida pudiera ser mejor, pero agradece que la tienes, agradece todo lo que has gozado pues te hizo feliz, agradece todo lo que te hizo sufrir, sabes mejor que nadie que te hizo quien eres hoy. Agradece el amor, agradace el desamor. Hay tantas cosas porque decir gracias, por tus hijos, por tus padres, por tus hermanos, por tu esposo, por tu esposa, por tu abuela, por tus primos, primas, tios, agradece si tienes una familia, hay quienes no la tienen. Agradece que eres quien eres, eres único, no hay otra, no hay otro como tú, entre tantos millones y millones de seres humanos fuiste tú como eres (algún día te diré lo hermoso que eres), pudiste ser otro pero eres tú, agradece ser como eres, puedes mejorar, tal vez, pero con todo y ello agradece tus defectos, son tus defectos y los debes querer, agradece que eres bello, agradece cada parte de tu cuerpo, cada respiración, no la desperdicies, cada respiración es un soplo de vida que el universo te regala, estás vivo, estás viva, agradece que has venido a este mundo, pudiste no nacer y naciste, agradece la belleza de la vida, la vida con problemas o sin problemas es bella, es una experiencia única, la vida es corta y la vida es larga, la vida es bonita o la vida es fea, la vida es justa, la vida es injusta, agradecela, hay gente que no nació, gente que no pudo existir, gente que murió antes de nacer, tú viniste, tú lo lograste y hoy estás aquí, no desperdicies tus momentos con lamentos y reclamos, desperdicia tu tiempo agradeciendo pues la verdad es que no será un desperdicio. Agradece tu pasado, agradece tu presente, agradece tu futuro, sea lo que sea que vendrá, que venga y di siempre gracias, te lo digo porque me lo quiero decir a mí mismo, agradezco que me leas, agradece que te escribo. Agradece todo… aun lo que ya no quieras. Respira, observa, siente, y sabrás que tienes tanto de que agradecer.

No te equivoques, agradecer todo no te hace un conformista, agradecer un golpe no es soportar una vida de golpes, agradecer un golpe es aceptar que lo recibiste y que decidirás si quieres seguir recibiendo golpes o no, no es agradecer que te hayan golpeado, es agradecer que ahora sabes lo que sinifica ser golpeado.

Agradecer se convierte en un hábito cuando lo haces frecuente, cuando agradeces, cuando dices un mínimo gracias, comienzas a ver la vida como un regalo. No significa que no merezcas más, todos merecemos más, todos podemos ambicionar más de lo que tenemos, eso no nos hace despreciables, deseamos por naturaleza, deseamos porque desear es bello, queremos más por instinto. Pero antes de pedir, hay que agradecer lo que ya está. Tampoco significa que tengas que traer todo el día en tu cabeza la palabra “Gracias”, no se trata de eso, es absurdo tal vez, pero dedica un momento del día, un momento a la semana, un momento al mes, a observar, a observarte… ¿De verdad crees que no hay nada que debas agradecer?

abril 4, 2012 / memopozos

Dios Nunca Cierra La Puerta

Desde que éramos muy jóvenes el mundo de los que manejan a Dios nos dividieron en dos tipos de personas: Los Ovejas descarriadas y las Ovejas dentro del rebaño. Bien por estos últimos, bien por ellos que parecen ser los afortunados y quienes al parecer toda la buena fortuna les sonreirá, bien por ellos que si lloran serán consolados, ellos son los hijos del señor, ellos que rezan, que piden, oran y que golpean su pecho después de arrepentirse una y otra vez por los mismos pecados que cometen a diario, y que claro, piden por ellos y su salvación, y ahí de vez en cuando nos hacen el favor de pedir por los que no estamos dentro del rebaño. Sin embargo, están los otros, los que por tantas razones olvidaron hablar con Dios, por tantas razones se olvidaron de su padre, de su creador o de la Luz, se olvidaron de saludarle cada mañana, se olvidaron de cada noche decirle gracias, se olvidaron que desde algún lugar del espacio que habitamos Él observa silencioso. Están los que por no comprender la vida decidieron dejar de hablarle a Él, los que le reclamaron, los que no entienden la pobreza, su pobreza, los que luchan con el hambre día a día, los que tienen que trabajar un buen para comer. Pero también están los ricos, que sí, se entiende, rodeado de tantas cosas bellas cómo se iban a acordar de Dios. Y también miles de personas que no quisieron creer en ese Dios inmóvil que sólo espera ser adorado y temido, personas que dejaron de creer, no en Dios, si no en la idea de muchos acerca de lo que Dios es. Porque muchos de nosotros alguna vez hemos dejado a Dios de lado, hemos olvidado quién es el y quiénes somos nosotros.  

Y luego, luego llega un momento en que por alguna extraña razón, por necesidad humana o por necesidad espiritual o por la simple necesidad de amar a nuestros padres, nos damos cuenta de que hemos estado muy lejos de él, nos damos cuenta de que hace mucho no volteamos a las nubes como cuando éramos niños y esperanzados veíamos deseando ver aquella enorme mano salir de entre ellas. Llega ese momento en que pasamos en frente de un templo y volteamos de reojo, en que observamos ese enorme templo, y quisiéramos tocar a la enorme puerta de madera. Esa necesidad de cerrar los ojos y sentir el viento con el susurro de querer sentir algo más que al viento. Cuando hemos llorado tanto que necesitamos un verdadero gran hombro, cuando hemos reído tanto pero aun así falta algo, hemos gozado tanto pero sigue faltando algo. La necesidad repentina de la que les hablo es tan inexplicable, hermosa y fuerte, pero inexplicable, de sentir bien dentro de nosotros un vacío, qué va más allá del hambre y de la sed, que va más allá de los amigos, de los hijos, de la esposa o del novio.

Y por fin, nos damos cuenta de qué es lo que en realidad necesitamos. Lo queremos a Él con nosotros, tal vez no como otra gente que se entrega con total dedicación, tal vez no queremos pasar la vida rezando de ahora en adelante, tal vez no somos los suficientemente dedicados para pensar en Él día a día de manera profunda, pero algo como rencontrarse con un viejo amigo, que alguna vez nos dio la mano y sin saber por qué o cuándo le dejamos atrás.

Pero cómo regresar a Él… como ser una oveja del rebaño otra vez, e incluso, cómo ser por primera vez parte de ese rebaño… ¿He pecado tanto al grado de no ser más digno de Dios? ¿He estado tanto tiempo lejos de ti que me has olvidado? ¿Dónde es que podemos buscarlo? No nos atrevemos a cruzar de nuevo esa puerta por la que alguna vez salimos. ¿Y si de cualquier modo ya estoy condenado a infierno?

Gente, desde mi humilde experiencia, el único verdadero gran infierno que existe es el de no saber que Dios está aquí, ahora, justo arriba de nosotros, a un lado, que Dios está dentro de nosotros, que en realidad nos fuimos de él, pero nunca se fue de nosotros. Nunca realmente estuvimos alejados, y cuando aquella vez pasamos desde lejos y vimos la puerta abierta de la iglesia, cualquier iglesia, la católica, la cristina, los jeovanos, los de la luz, cuando pasamos cerca de cualquier iglesia y dudamos en entrar… Él nos observó con paciencia y sonriendo esperando que algún día nos atreviéramos a regresar, pero siempre por nuestra propia necesidad.

Aquella vez que decidimos salir de Dios, Él jamás cerró la puerta, jamás nos cerró la puerta de su corazón, porque sabía que algún día o que en alguna vida desearíamos regresar a sus manos. Aquella vez que decidimos salir de Dios, él nos dijo adiós con una enorme sonrisa, tal y como los padres permiten que sus hijos intenten la vida sin ayuda. Dios jamás nos ha obligado a estar de su lado, pero ello no significa su abandono. Dios jamás ha necesitado que creamos en Él para que Él pueda creer en nosotros.

Así que de corazón te digo que si crees o sientes que es momento de regresar, lo hagas, la Kabbalah me enseñó que basta querer regresar al camino para estar en él de nuevo. Regresar a él  es fácil porque nunca en realidad nos separamos, estamos siempre unidos a nuestra fuente creadora por fuerzas que obviamente no logro entender. Levanta la mano y dile que ya estás de regreso. Dile, háblale, demuéstrale, demuéstrale con tus pensamientos, con tus palabras y con tus actos que ya estás de nuevo en su casa, ya habrá tiempo para las penitencias, ya habrá tiempo para pedir perdón y arrepentirnos, lo que importa es estar con Él otra vez. No te preguntes dónde buscar, más bien sabe que basta buscar para encontrarle… sólo se ocultó para no intervenir en la libertad que él nos regaló, pero jamás se fue y mucho menos nos abandonó. No hagas caso de “demasiados tardes”, no hagas caso de nadie, haz caso de ti y de tu necesidad de él, tú sabrás como demostrarle que estás de su lado, dale de beber a alguien que tenga sed, eso es estar con Dios, rezar es útil pero no lo es todo.

Hay quienes se adueñan de su amor creyendo que sólo puede ser de ellos, el amor de Dios, de la Luz, del poder, como quieras llamarle, SU amor es de todos, te ama a ti como ama al pecador, como ama el devoto, como ama al sordo, al ladrón, al infiel, al impuro, al bueno, al malo, al puro y al impuro, te ama y me ama, nos ama, y sólo basta estirar la mano, para que Él la tome, la puerta está abierta, para cuando decidas regresar.

Puedes Leer:

La Depresión, Según El Castor

¿Has Escuchado “Así Soy Y No Pienso Cambiar”?


marzo 28, 2012 / memopozos

La Belleza Física de “300”

Señores, cuando se es fan del cine y al mismo tiempo se es fan de la belleza humana y su físico, te encuentras con algunas películas que retratan de forma impecable dicho aspecto de nuestra raza. A veces tan bien que olvidas por un momento la trama y no puedes dejar de admirar los cuerpos masculinos o femeninos que se presentan ahí. Y si con algo me pasa eso, es recientemente con las películas que son de aspecto cómic, la primera que vi en su caso y que de verdad me impresionó fue 300, una película cargada de tantos elementos para ser vendida, sangre, violencia, pero también, de tanto pero tanto sexo y erotismo supuestamente implicíto. En 300 hay precisamente 300 ejemplos de la belleza humana, que aunque está demás decir que es efímera y pasajera y nada demuestra de quien la posee en realidad, no podemos negar lo agradable que es a la vista huamana. Comienzo esta serie de post con 300, una verdadera lluvia de belleza llevada a los límites de lo estético. Por cierto, si alguien sabe de alguna cinta en que se resalte la belleza femenina o masculina de forma elegante y sin pretenderlo, es decir, que no sea una película porno, acepto sugerencias.

Peter Mensah, interpreta a un mensajero Persa.

Gerard Butler as King Leonidas, King of Sparta.

Lena Headey Como Queen Gorgo, la reina de Esparta

Tom Wisdom

Rodrigo Santoro intepreta a the King Xerxes

marzo 28, 2012 / memopozos

La Belleza Física en “La Chica del Dragón Tatuado”

Entre todos los aspectos bellos de una de las películas más vistas en los inicios del año, La Chica del Dragón Tatuado, se encuentra el de la belleza de sus protagonistas, Daniel Craig y Rooney Mara. La película presta mucha atención en este punto, y creo que es notable forma en que inyectan un poco de erotismo, sensualidad y sexualidad en la historia, haciendo uso de este par de grandes histriones. Aunque Daniel ya había dado muestra de sus dotes físicos desde su participación en las películas del 007, es la actriz del dragón tatuado quien sorprende en está película con su peculiar atractivo físico que a pesar y sobre lo raro y encubierto de su personaje que definitivamente tiene la intención de todo menos de ser atractativa, creo que es precisamente ello lo que la hace tan hermosa. Les dejo acá imágenes que ejemplifican lo dicho, todas ellas con el mayor de los respetos y la mayor de las discreciones.

marzo 28, 2012 / memopozos

“No Existe Ningún Perdón” (Parte 1)

Perdonar, usted y sus palabritas rebuscadas. ¿Sabe, acaso, de lo que está hablando? Usted sólo cree saber de qué habla, cree saber de lo que los demás hablan, es de los que creen en cosas como el perdón. ¿Sabe usted algo? El perdón no existe, no hay ningún perdón. A nosotros nos ‘enseñan’ a perdonar, vamos aprendiendo con la vida, y con los momentos, lo que significa perdonar. Dígame señor, justicia ¿A usted le enseñaron a beber agua…? ¿A usted le enseñaron a respirar? ¿No, verdad? Sabe por qué nos enseñan a perdonar, porque el perdón no es una virtud humana, no nacimos con ello, no es una virtud que tendríamos que aprender si fuera nuestra. Pero yo le voy a contar con qué sí nacimos, qué sí es de nosotros, un sentimiento inherente, una necesidad nata, que ladra como perro lleno de rabia cuando alguien nos hace daño… Venganza, mi querido general, Venganza, o como ustedes le llamarían… Justicia. Esa, la venganza, sí es de nosotros, con ello dentro de nosotros venimos a este mundo. Hubo un tiempo, un tiempo sincero y honrado, en el que la venganza era libre, pura. Pero pronto, las mentes maestras de la humanidad, esa humanidad que insiste en hacer humano al hombre, se dieron que cuenta que si cada quien seguía su instinto de venganza, o como usted le llama: ‘justicia’, eso que habían convertido en su castillo de oro llamado sociedad se vendría abajo… Caos.

Policía, la venganza es alarmante por eso, por el temor al caos. Hablemos de usted ¿De verdad ama la justicia? Yo no creo, no creo que usted sea diferente de mí. Hablemos de su pasado ¿Pudo usted perdonar a su padre? O su hermanita, cuando él llegaba cada noche, a la misma hora, porque no me va usted a negar que cuando su padre llegaba borracho el tiempo se detenía y siempre era la misma hora. Déjeme recordarle, aunque dudo que eso haga falta, déjeme hablarle de cuántas veces su padre violó una y otra vez a su hermanita de… 7, 8, 9, 10 años. De cuando su padre quemó viva a su madre por una cena mal preparada, enséñeme usted a perdonar cosas de ese tipo, enséñeme usted al ‘olvidar’ cosas de ese tamaño. No me burlo, no, mi sonrisa es de expectación, de ansias, quiero saber usted como persona cómo supera eso, quiero la fuerza que usted tiene, quiero la voluntad, una gotita de voluntad que apague las llamas que jamás dejaron  de arder en mí, cuando fueron ustedes los que me prendieron fuego desde niño, fueron ustedes los encargados de alimentar las llamas que me estaban quemando, que queman ahora y que jamás se extinguirán. Hábleme de dónde sacará las fuerzas necesarias para soportar el día de mañana, cuando usted llegué a su casa y vea el cadáver de su hijo, tan risueño él, tendido en el pasto junto a todos sus juguetes llenos del rojo que tanto amamos usted y yo. Era un excelente niño, de verdad lo era, yo pude ver tus ojos en él, me clavaba la mirada en ciertos momentos… cómo llamarlos, momentos de dolor… o como usted los llamaría, momentos de aprendizaje. Porque si mal no recuerdo en la invitación que usted me hacía hace unos años, minimizaba todo mi sufrimiento, todo mi dolor, todas las atrocidades que su equipo cometió en contra de mi familia, no fueron más que duros momentos de aprendizaje. ¿Me perdona, Licenciado? Me perdona por ser tan ciego como ustedes lo fueron conmigo… demuéstreme la fuerza del perdón, demuéstreme que hay cosas que de verdad se pueden olvidar, y demuéstreme ahora que se quedará de brazos  cruzados esperando que la ciudad haga su trabajo, ¿Soportará verme a los ojos mientras un juicio decide qué tan culpable o no culpable soy de haber clavado una y otra vez el cuchillo en el vientre del niño? Pero si no puede usted perdonarme, lo entenderé, porque nada de lo que ustedes me han hecho lo he podido perdonar yo mismo, no he querido y no tengo porque perdonarlos.

No existe, no hay perdón alguno y no lo habrá jamás. Y si no me cree, espere a ver el cadáver del que hablo, lleno de moscas, lleno de rapiña, verá usted que no le miento. No existe la justicia, la justicia es sólo venganza en manos de un astuto domador, la venganza se ha domesticado, pero yo, mi querido Policía, yo vine a liberarla y sé que con usted hago un buen trabajo. Sé que ahora no descansará, y quiero que no lo haga, no quiero que se sienta comprometido con la sociedad, la sociedad lo ama ahora, pero después lo echarán de una patada como echaron a mi padre. Quiero que la gente se parezca a Dios. ¿Sabe cuál es la mejor forma de amar a Dios? Siendo como Él ¿Y sabe cómo se es más parecido a Dios? Siendo lo que somos, hombres de inconciencia, y no hombres de fantasía. Seremos como Dios cuando seamos como de verdad queramos ser, cuando de verdad sigamos nuestros instintos. El perdón no es un instinto, el perdón es un cinturón de seguridad que nos permite mantenernos quietos, pero la venganza, la venganza está dentro de nosotros, ya se lo dije, existe silenciosa… dentro, esperando salvarnos, la venganza es supervivencia oportuna, quien ve por los demás no puede ver por uno mismo, pero quien ve por uno mismo ve siempre por lo demás y su verdadera salvación. Yo, yo siempre he querido ser como Dios, por eso hago lo que hago… le invito a ser como Dios mi querido señor Justicia, y haga lo quiera hacer conmigo, búsqueme, encuéntreme, y haga conmigo lo que hice yo con su hijo, pero lentamente, quiero sentir su valentía sobre mí, quiero saber que lo que hice no debí hacerlo.

Sea como Dios, cree cuando quiera crear y destruya cuando quiera destruir. Y tiene que encontrarme, porque si no lo hace, si usted no desahoga su sed de venganza en contra de mí, haré que la ciudad entera quiera hacerlo en contra de mí y al mismo tiempo en contra de usted, si no me encuentras, haré no sólo que tú me odies, haré que la ciudad entera nos odie a ambos por inmiscuirlos en nuestro personal juego del gato y del ratón. Si tu hijo no basta, mataré a los hijos de cuenta gente sea necesaria. Haré mi parte del juego, tú haz la tuya. Crear un muro de concreto en bases de papel nunca termina bien, y yo se los voy a demostrar… Quién incendiaría tu edificio de justicia por un niño… nadie, quiénes incendiarían un edificio por 50 niños, quién incendiaría un edificio por 100 niños ¿Nadie? 200 padres de familia se esperarían a que hagas tú un buen trabajo desde tu oficina, hijos de policías, hijos de grandes mandos ¿Esperarán a que tú hagas bien tu trabajo? Podrán perdonarme 1000 personas por llevarme a sus hijos conmigo, podrán perdonarte ti por permitírmelo. La gente sólo espera un buen motivo para dejar de ser lo que no es y comenzar a ser ellos mismos, un buen pedazo de carne que los convierta en perros hambrientos irreflexivos, y esta, mí querido policía, será la fiesta de la liberación. ¿Nos perdonamos? Podrá usted hacerlo… Yo sólo quiero que hagan bien su trabajo, quiero sufrir como ustedes sufrirán.

SI TE GUSTO, PUEDES LEER TAMBIÉN:

No Soy Mala Persona, Sólo Que A Veces Me Siento Asustado